Ocasiones imaginadas – Capítulo 22, por Claudia »

(...) se le hizo difícil imaginar al pelirrojo dentro de ese cuarto. Era demasiado simple, carecía de decoración, no era un lugar para alguien de gustos modernos y costosos. 
Kyo miró su celular, tentado de llamar otra vez.

(…) se le hizo difícil imaginar al pelirrojo dentro de ese cuarto. Era demasiado simple, carecía de decoración, no era un lugar para alguien de gustos modernos y costosos.
Kyo miró su celular, tentado de llamar otra vez.


Leave a Reply