Fanfic por MiauNeko
Créditos del beta-reading a Pekkochu
Créditos del proof-reading a Artemis

~ Dark Crimson, Forbidden Fantasies ~

Epílogo.

El alto pelirrojo apagó las llamas púrpura con un breve gesto de su mano, observando a la humeante figura que yacía en el suelo. El fuego anaranjado se había apagado hacía mucho, su amo demasiado cansado como para reunir la energía suficiente para invocarlo. Iori rió, burlón, permitiendo que su risa resonara en la calle desierta, esa húmeda madrugada de otoño, antes de acercarse a la figura y hacerla girar sobre su espalda empujándolo con la punta del pie.

Cabellos grises y ojos grises. Ojos que en ese momento se clavaron en su rostro, negándose a aceptar esa derrota. El traje de cuero negro estaba empapado debido a la lluvia que hacía poco había dejado de caer. La respiración del joven era todo lo que se oía.

- Patético - dijo Iori -. ¿Y así te atreves a desear medirte contra él?

Los ojos grises brillaron con rabia, la mano protegida por un guante rojo se movió, pero el fuego anaranjado no brotó. Iori se inclinó sobre él, posando sus manos sobre el pecho del joven.

- Kei Dashu da na... {K', ¿verdad?} - se burló, sus dedos recorriendo la piel morena, apartando el traje de cuero negro.

- Temee... {Bastardo...} - gruñó el joven, y bastó una sola mano de Iori para dominar cualquier intento de resistencia, mientras sus dedos continuaban rozando la piel oscura. El joven se movió bajo él, un miedo muy diferente al de una derrota comenzando a recorrerlo, como escalofríos.

- Kowai no ka? {¿Asustado?} - volvió a burlarse Iori, sus dedos rozando accidentalmente demasiado cerca de una tetilla. Sintió el creciente temor de K', y, finalmente complacido, desvió su mano hacia uno de los bolsillos del traje de cuero, y encontró el sobre blanco que K' le había dicho que le entregaría si conseguía vencerlo.

En un segundo ya estaba de pie, lejos del joven, el sobre abierto y el mensaje leído.

Yagami Iori-san

Las inscripciones para el torneo The King of Fighters de este año se llevarán cabo en Southtown, el primer día de invierno. Está cordialmente invitado.

Kushinada Setsuna.

Iori se quedó observando el mensaje. "Cordialmente invitado", decía, las letras burlándose de él. Maldita Kushinada.

- Te estaré esperando en ese estúpido torneo, Yagami - oyó que desafiaba K', a su espalda, tratando de sonar confiado y arrogante, en lo que era sólo una mala imitación del tono de voz de Kyo.

- Bastante soberbio - murmuró Iori, guardando la carta y lanzándole una mirada helada a K'. - ¿Eras tú el que quería enfrentar a Kusanagi, también? - agregó luego, despectivo. - Vas a tener que prepararte mucho más si quieres tener una oportunidad contra Kyo. - Su enigmática sonrisa burlona al final de la frase mantuvo a K' en silencio.

- Ya lo veremos en el torneo - fue todo lo que pudo decir K' luego de unos segundos. No le gustaba la expresión con que el pelirrojo lo observaba, como si supiera algo y se lo estuviera ocultando.

Sin esperar más, el joven de cabello gris se volvió y comenzó a alejarse. No dio explicaciones de por qué había tenido en su poder la invitación a Yagami, pero Iori tampoco se las pidió. ¿Importaba, realmente?

Iori observó la figura de K' durante largo rato, hasta que sólo fue él en esa calle tranquila. Comenzó a alejarse también, pensando. Un par de meses hasta el torneo no parecía mucho. Sería interesante saber qué planeaba Setsuna, enviándole una invitación dejándole en claro que no le temía y que no le interesaba que supiera que algo se proponía.

La parte racional de la mente de Iori pensaba en Setsuna, pero Iori sabía que era lo que menos le interesaba.

Fue mientras paseaba por las calles desiertas, viendo cómo el cielo anunciaba el amanecer, que se permitió un momento para aceptar que quería ver a Kyo. El joven había cambiado, Iori lo sabía mejor que nadie. Esta vez una batalla contra Kyo bien podría terminar en la muerte... Ahora había demasiado de él en el joven Kusanagi, ese deseo de herir, de destruir, de dominar. Era lo que Chizuru había querido evitar desde el comienzo. Si los Yagami representaban a la crueldad, y los Kagura la imparcialidad, los Kusanagi debían representar la justicia... Pero así como Kyo había reaccionado al enfrentarse con Souji, destruyendo más de lo necesario a su alrededor, y matando sin ningún rastro de culpabilidad, Iori sabía que el equilibrio entre los clanes se había perdido. Era imposible decir si esto traería alguna consecuencia, pero, como siempre, no le importaba.

Todo lo que quería era ver a Kyo y enfrentarlo para medirse con él. Sería demasiado irónico que Kyo lograra vencerlo utilizando su propia energía.

Y por esa misma energía, sonrió Iori vagamente, tenía la seguridad de que en ese momento, en algún lugar, Kyo pensaba exactamente lo mismo.

~ O w a r i ~

Dark Crimson ~ Forbidden Fantasies, by MiauNeko
Terminado: 19 de Febrero, 2002.
Última revisión: 31 de Octubre, 2002

* * *

KOF pertenece a SNK
Los demás personajes son propiedad de
MiauNeko, Artemis &
Shades of Flames and Passion
Noviembre, 2002