Fanfic por Yue

Sombras

Libro I
~~ Hangetsu no Mukou ~~

Capítulo 4 ~ ¿Rencores?

Londres, no puedo respirar aquí con tanta facilidad como en Osaka; aquí el aire está cargado de demasiadas historias y la mayoría de ellas no me agradan, quien dijo que Europa era grandiosa no debió de haber olido los gases fétidos que salen de sus cementerios o viejas coladeras, no me agrada Londres, tengo demasiados enemigos en esta vieja ciudad. Iori caminaba lentamente por las calles ya vacías de la ciudad, eran cerca de las tres de la mañana y acababa de cerrar el trato exitosamente; pero la idea de citarse en un viejo barrio de la ciudad lo ponía desconfiado, el lugar   estaba casi a las afueras de Londres y una emboscada seria fácil, es por eso que había preferido enviar la mercancía con sus ayudantes al hotel, mientras el se marchaba sólo, así sería más ágil si se envolvía en alguna pelea.

Una sombra apareció a escasos pasos de el y pudo ver con claridad como le arrojaba algo, por reflejos dio un salto hacia atrás y coloco defensa, sólo segundos después reparó que era un bastón lo que le habían arrojado.

¿Kane?

-¡BASTARDO YAGAMI!.-La voz inconfundible de Billy llegó a el.

-¡Sal de una buena vez!.-Iori pudo observar como la sombra se movía hacia la luz que proyectaba un viejo farol; los ojos grises observaron perfectamente la figura del joven: forrado de pies a cabeza con cuero negro, con chamarra de igual color, sin su pañoleta en la cabeza mostrando el cabello rubio y más largo que antes, además de estar más delgado; sin duda el tiempo había favorecido al joven pues ahora lucia mucho mejor que antes, Iori reaccionó con un poco de incredulidad, ese no era el Billy Kane que recordaba.

Por su parte Billy también estaba algo contrariado, Iori tampoco lucía como antes, ahora el pelirrojo presumía una figura más delicada, de cuerpo más delgado un rostro afeminado en cierta medida más pálido que antes y todo lo acentuaba el abrigo negro entallado que traía puesto. Pero allí estaba totalmente inconfundible, era Iori Yagami.

-¿Y bien Kane?.-La voz lo distrajo de sus pensamientos, Yagami ya se encontraba en una posición de relajación total y sacudía de su abrigo un poco de escarcha que se había formado.

-¡Bien sabes qué va a pasar, maldito traidor!

-¡Por favor, jamás dije que era un equipo y mucho menos los consideré amigos,

yo no tengo amigos!.-En los labios del pelirrojo apareció una sonrisa maliciosa, esto lleno de coraje al rubio.

-¡MALDITO IDIOTA, NO TIENES HONOR!

-¡NO ME HABLES DE HONOR, ESTOY HARTO DE OIR ESA PALABRA!.-Iori avanzó contra

Billy el cual colocó defensa.-¡¿DE QUÉ SIRVE EL HONOR SIENDO UN YAGAMI?!.

***

-¡¿PERO QUE QUIERES?!.-Kyo esquivó la patada que iba directo a su rostro.

-¡¿QUÉ LE HICISTE A MI HERMANO?!.-Himiko volvió a lanzarse contra Kyo, el cual esquivó de nuevo el ataque.

-¡NO SE DÉ QUE HABLAS!.-Esta vez Kyo atacó, golpeándola en el rostro la aventó lejos de el, pero Himiko se puso de pie prácticamente de inmediato.

-Mi hermano ha cambiado demasiado y es tu culpa.-Himiko se acercó unos pasos.

Kyo miro molesto a la joven, ¡ahora era su culpa lo que le pasara a Iori!

-¿Mi culpa?, ¿Por qué aseguras que es mi culpa?.

-PORQUE ERES UN KUSANAGI, PORQUE ÉL PIERDE SU VIDA EN TI.-Kyo se molestó al oír a Himiko.

¿CULPABLE?, esto es una mala broma, ¿Yagami sufriendo?, ¿Sufriendo por mí?

-¿Por qué dices eso?.-La voz de Kyo fue de seriedad total.

-Lo sé, mi hermano ya no esta vivo ahora actúa como si nada en este mundo importara, ni siquiera tú.

-No puedo creerte.

-¿Qué?.-Himiko lo observó, Kyo estaba en una especie de contradicción, simplemente no lo creía, Iori jamás lo dejaría, había sido una promesa, siempre estaría donde él estuviera.

***

Iori tenía atrapado a Billy, fue simple en verdad darle el beso y al momento en que el rubio sintió los labios de Yagami contra los suyos simplemente lo dejó hacerlo, cedió ante él; era una simple curiosidad que había nacido al verlo ¿cómo será besarlo?, ahora lo sabía mientras el pelirrojo se enredaba con él, mientras sus cuerpos se acercaban; aunque él disfrutaba de ese contacto pudo ver en los ojos grises que Iori estaba triste.

Es inútil, cierro los ojos y allí esta, estoy con otra persona; puedo acariciar, besar, poseer pero no amar...No puedo olvidar, estoy condenado a ser completamente infeliz.

Un sonido distrajo a Iori y lo convenció de separarse de Billy, el teléfono celular sonó una y otra vez; hasta que el pelirrojo decidió contestar. 

-¿Sí?.-Se alejó del rubio.

-Señor, su padre llamó, tenemos que ir a París.

-¿Cuándo y a qué?.-Iori pegó aun más el teléfono a su oído.

-Cerrar otro trato, el avión sale en cuatro horas.

-De acuerdo, ve al hotel y recoge mi equipaje, después pasen por mí, estoy en el lugar donde cerramos el negocio.

-Sí señor.

El zumbido de la línea muerta y el pelirrojo cerró el celular.

-De acuerdo Kane, ¿aun quieres pelear?.-Dijo sin dar la vuelta. Billy seguía algo confundido, pero para él fue obvio que ya no quería seguir peleando.

-¡No!.-Billy recogió el bastón que estaba a unos pasos.

-¿Sin rencores?.-La voz de Iori lo detuvo en seco.

-¿Rencores?.-El rubio se acercó para verlo directamente, los ojos azules se encontraron con los grises.-¡Todo sigue igual Iori!.

Iori sonrió y con un descaro total acarició el rostro de Billy con el dorso de la mano; los ojos azules empequeñecieron, mientras los de Iori habían perdido brillo, para él era Kyo a quien estaba tocando, pero salió rápido de ese ensueño.

-No esperaba menos de ti Kane.-Dio media vuelta y regresó sobre sus pasos.

Mientras Billy seguía sin saber como reaccionar, ¿Qué había sido todo eso?

***

-¡YO NO TENGO NADA QUE VER EN ESTO!.-Kyo comenzó a alejarse del claro donde Himiko y él se habían estado enfrentando, estaba molesto, confundido al máximo.

-¡¿CÓMO QUE NO TIENES NADA QUE VER EN ESTO?!.-Himiko apareció frente a el.

-Déjame en paz niña, ¡NO ES MI PROBLEMA QUE TU HERMANO SEA UN COBAR...!.-La oración fue cortada por un puñetazo por parte de Himiko que logró que Kyo retrocediera un par de pasos.

-No te atrevas a llamar de esa forma a mi hermano, será un idiota por actuar así pero no más que eso.-Himiko coloco defensa una vez más.

-Me parece que tu hermano te interesa de mas.-Kyo sobó la mejilla golpeada.

-¿Y que si así fuera?.

-¡Huh!.-Kyo la miro sorprendido. Que familia tan extraña.

-Él se convirtió en hermano, padre e hijo para mí, crecí viendo como él sacrificaba todo por ser lo que mi padre deseaba, observé desde la ventana como su inocencia se perdía día tras día; vi cuando realizó su primera ejecución, escuché sus gritos de dolor al no poder manejar el fuego de Orochi; es obvio que me interese por él y su corta vida, la cual debe de desperdiciar en ti y en estos estúpidos rencores familiares. 

-Ya te lo dije, lo que le pase a tu hermano no me interesa.-Una de las mejores mentiras que Kyo había dicho, la verdad es estaba tan preocupado por la forma de actuar de Iori como Himiko.

-Ya lo sé, aun no entiendo ¿por qué nosotros si debemos interesarnos en ustedes?.-Himiko quitó la defensa.

-¿Qué?.

-¿Por qué perdemos el tiempo en estúpidos odios?, ¿Por qué mi único hermano?, un joven con futuro en la música, un bajista de primera, debe abandonar su sueño y seguirte a donde sea, ¿Por qué tiene que gastar su vida en ti?; mientras que para ustedes somos simples molestias para nosotros son la razón de seguir existiendo...-Himiko dejó escapar un suspiro.-Aunque no estregamos todo, mi hermano si lo hizo, te ha dado todo; cuándo pelearon contra Orochi ¿no lo sentiste?, ¡¿Por qué demonios se resistió a ser controlado?!, ¿Por qué no te mato?; ¿por qué?, solo contéstame eso y te dejaré en paz.

-No lo sé, no puedo contestarte.

Himiko clavo la mirada en el piso, dio media vuelta y comenzó a alejarse.

"¿Por qué no te mato?", no lo sé, no sé porque demonios actúa así tampoco entiendo esta necesidad de verlo; ¡Que alguien me lo explique ¿por qué no dejo de pensar en él?!.

***

¿Han sido todos estos años rencores?, ¿siempre me ha movido el odio?; ¿por eso quiero matarlo o por que estoy consiente de que jamás me corresponderá?... jamás va a sentir lo mismo por mí, tiene una linda novia, amigos, tiene vida ¿cuándo deje de tener celos de su vida y comencé a celarlo a el?, desde el principio, no fue uno o dos años después de conocerlo.

Mi clan, ellos tienen tanta culpa de esto como Kyo, me obligaron a tener una obsesión hacia él, me enseñaron a ser parte de él y por su parte siempre tratando de ser honorable conmigo, amable en cierto grado; despertó lo que mi padre tardo años en dormir, me despertó el corazón; pero al verlo luchar contra Orochi, al ver como sería capaz de morir por esa niña perdí toda esperanza, ahora entiendo como los rencores pueden ser anulados por una simple sonrisa, pero ¿y el desamor?, ¿Cómo olvidas que él no te ama?. Pudo matarme y no lo hizo, quizá esa sea una nueva razón para odiarle; le daré este año de descanso pero voy a asegurarme que no sea feliz al fin y al cabo para eso nací.

-Señor, ya llegamos.-La voz lo distrajo de sus pensamientos y miró hacia fuera, se acercaban al aeropuerto internacional de Londres; debía de estar en París en diez horas, lo suficiente como para descansar un rato en la ciudad luz. El automóvil se detuvo, los ojos grises se clavaron en el portafolio negro que estaba a sus pies, era casi las seis de la mañana y apenas si había dormido un par de horas por lo que estaba cansado y algo irritable, pero tenia que aprender a soportar ese ritmo de vida después de todo ser jefe de clan no es fácil.

-¡Bien, vamos!.-Iori abrió la puerta y el par de ayudantes le siguieron.

-Traes todo, ¿verdad?.

-¡Sí!, al llegar a París, debemos comunicarnos con su padre.

-¡Sí, sí siempre es igual!.

El trío se perdió entre la ya activa gente del aeropuerto, dejaba Londres para su alivio y poco a poco su ánimo volvía a ser el mismo, quizá solo necesitaba alejarse de todo por un tiempo o quizá los rencores que había en él se estaban condensando como lo hacia el agua nieve afuera del aeropuerto, creando una nueva capa de frialdad, pero ¿era ésta capaz de resistir a un nuevo ataque de sentimientos?. Eso ya no le importaba mucho, si la forma en que debía seguir viviendo era esa, pues bien crearía un espacio en donde podría alojarse el Iori Yagami que había nacido en él hace cerca de cuatro años.

***

Continúa...

Capítulo 5: ¿Quién eres?       Volver a Shades of Flames

The King of Fighters y sus personajes pertenecen a SNK
"Hangetsu no Mukou" y "Himiko" son propiedad de Yue &
Shades of [Flames]... and [Passion]
Noviembre 2000